En el 2010 el sector textil de Argentina volvió a consolidarse en su esquema productivo: sumó inversiones de 840 millones de pesos, exportó por más de 550 millones de dólares y tuvo un sostenido consumo de su mercado interno.

La industria textil alcanzó argentina logró durante 2010 el máximo histórico en su índice de producción. En 2002, este sector había llegado a reducir la actividad a su mínimo histórico, pero a partir de la devaluación del peso y más aún con las políticas impulsadas por el Gobierno a partir del 2003, comenzó una etapa de crecimiento Así se obtuvo una expansión acumulada de 124% entre 2003 y 2008. Luego, en 2009 se expandió 9% y volvió a crecer en 2010 un 16% más.

La ministra de Industria, Débora Georgi, aseguró que “el sector textil alcanzó niveles récord de producción, sigue exportando y sumando proyectos de inversión, lo que demuestra que en esta Argentina no hay sectores inviables”. Además agregó que “tenemos una industria textil fuerte, con producciones que aportan trabajo de calidad y diseño argentino” El sector textil, que hoy tiene más de 230.000 empleados, fue uno de los más beneficiados por programas estatales, en 2010 recibió 14% de los subsidios otorgados.

Además, el año pasado, 7 de cada 10 empresas del este sector aumentaron su producción, 34% de las firmas aumentó su cantidad de personal, 62,8% realizó inversiones y 44,7% aumentó su capacidad instalada, según un informe realizado por la Fundación Pro Tejer.

Otro índice de crecimiento que tuvo en 2010 es en las importaciones de máquinas, piezas y accesorios destinados a aumentar la capacidad de producción. Se incrementó 64% con respecto a 2009.

De acuerdo con datos aportados por la Fundación ProTejer, el total de los bienes importados, sumado al costo de la nacionalización y puesta en marcha de esa maquinaria, estima una inversión total de $ 844 millones.

Los empresarios textiles destacan que los principales motivos del impacto positivo en sus ventas durante el año pasado fueron las políticas comerciales aplicadas por el Gobierno, las mejoras de calidad de producto, las estrategias de marketing y mejor servicio al cliente. Pero esencialmente, el fortalecimiento del poder de compra de la población y las inversiones productivas.

Desde el Ministerio de Industria se está instrumentando una fuerte política de resguardo de la producción nacional y se ha reforzado el monitoreo del comercio en aquellos eslabones de la cadena cuya producción local se vea amenazada por el ingreso masivo de importaciones.

En cuanto a los distintos créditos de incentivo a la industria textil, están en vigencia la línea crediticia blanda para las PYMEs que pone a disposición el ministerio de Industria, por la que las empresas pueden acceder a financiamiento a una tasa de 10% anual. A través del Régimen de Bonificación de Tasas, la cartera industrial subsidia hasta 7% de la tasa de interés de los préstamos. Otra posibilidad de acceso a financiamiento es el Fondo del Bicentenario a tasa fija de 9,9% anual en pesos argentinos, a cinco años (con uno de gracia), destinado tanto a PYMEs como a grandes empresas, que apuntan a la generación de empleo, la sustitución de importaciones, alientan el desarrollo regional y el aumento de las exportaciones y la competitividad.

Desde el Ministerio también se destacaron los préstamos del Fondo del Bicentenario y las cifras de inversión y crecimiento del sector, además de las exportaciones (ver recuadros).

Préstamos Fondo del Bicentenario

En cuánto a los préstamos del Fondo del Bicentenario, el sector textil tiene presentados doce proyectos por $ 120 millones, destinados a ampliaciones y construcciones de las plantas fabriles, incorporación de maquinaria y desarrollo de nuevos productos con valor agregado, que generarán más de 730 puestos de trabajo. Cuatro proyectos ya están aprobados por un total de $ 55,3 millones y hay otros 8 en evaluación por $ 64,2 millones.

Inversiones y crecimiento

Las inversiones que realizó la industria textil nacional en los últimos años tuvieron como destino los siguientes ítems: adquisición de maquinaria y equipo nuevo (26,3 %), equipo usado (22,8 %), el procesos de capacitación al personal (13,2 %), construcción o ampliación de plantas productivas (13,2 %), desarrollo o adquisición de sistemas informáticos (12,3 %) y otros destinos

(12,3 %).

Los destinos de las exportaciones

En cuánto a las exportaciones textiles, Brasil fue el principal destino de la producción argentina con 32,1%. Luego se ubican: Alemania (8,4%) Uruguay (7,9%) Otros destinos fueron: Chile China EE.UU., Italia, México, Perú y Turquía.

Datos Clave:

El sector textil tiene hoy más de 230.000 empleados

Siete de cada diez empresas de este sector aumentaron su producción.

El 34% de las firmas aumentó su cantidad de personal.

El 62,8% realizó inversiones. Y 44,7% aumentó su capacidad instalada.

———————————

Diario La Razón / Comunidad Textil